Seleccionar Página

Las lozas barrocas de los lienzos de Murillo se hacen realidad de la mano de la UIMP de Sevilla

Las lozas barrocas de los lienzos de Murillo se hacen realidad de la mano de la UIMP de Sevilla

La Universidad inaugura las actividades organizadas con motivo del Año Murillo, patrocinadas por el Ayuntamiento de Sevilla, consistentes en un ciclo de conferencias y una muestra con reproducciones de la cerámica de los cuadros del artista, que estará abierta al público hasta el próximo 3 de junio

 

La Universidad Internacional Menéndez y Pelayo (UIMP) ha inaugurado la exposición y el ciclo de conferencias ‘Lozas Barrocas. La cerámica en los lienzos de Murillo’, que organiza conjuntamente con el Ayuntamiento de Sevilla y que permanecerá abierta hasta el 3 de junio en el Centro Cerámica Triana.

El acto de inauguración ha corrido a cargo de la primera teniente alcalde del Ayuntamiento de Sevilla, Carmen Castreño; la directora de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Sevilla, Encarnación Aguilar; la presidenta de la Federación de Artesanos de Sevilla, Mª Ángeles Terán; y la comisaria de la actividad, Eva Díaz Pérez.

En palabras de Encarnación Aguilar, catedrática de Antropología Social, el objetivo de esta actividad es “plasmar un aspecto muy interesante de la pintura de Murillo, como son las escenas populares de la vida cotidiana de los sevillanos del siglo XVII, pues a partir de las reproducciones de piezas de loza y de barro que aparecen en los cuadros del pintor, los visitantes podrán contemplar el papel que tenían estos enseres en los hogares sevillanos”.

La muestra exhibe reproducciones de los cuadros del artista en los que aparecen bodegones de cántaros, cantarillas, pucheros, jarras, alcarrazas, platos, pocillos y escudillas. Los paneles se acompañan de piezas que emulan las que aparecen en los lienzos, trabajadas por el alfarero Alejandro García, que las ha producido a la manera en la que se fabricaban en el siglo XVII.

El objetivo es que el público conozca cómo eran esas piezas a las que Murillo otorgó tanto protagonismo y que conocemos gracias a sus pinturas, pues muchas de ellas no se usan en la actualidad.

La exposición propone un viaje en el tiempo para descubrir la importancia de la cerámica trianera en la obra del maestro Murillo con actividades de inmersión histórica en las que se explican estos objetos en la vida cotidiana de la época y su proceso de elaboración. Para ello, se han planificado visitas guiadas que estarán a cargo del historiador del Arte Antonio Librero Pajuelo y la ceramista y antropóloga Paula Felizón Robles, ambos responsables de proyectos de la Asociación BarroAzul.

Una serie de conferencias completan y contextualizan el significado de estos bodegones barrocos en el mundo artístico del pintor: por qué incluía las cerámicas, las técnicas pictóricas o el significado que tenían en las escenas religiosas o profanas. La muestra está dividida en cinco bloques: la presencia de estas piezas en la vida diaria del pasado, la alfarería del agua, la cerámica en las escenas religiosas, el barro en la arquitectura y la cerámica vidriada. La propuesta explica de manera práctica las diversas técnicas de decoración utilizadas en la época barroca: cuerda seca, cuenca o arista y azulejo pintado (sobre cubierta lisa o “técnica pisano”). Hoy por la tarde, a las 18:00 horas, también en el Centro Cerámica Triana, se inicia la primera de las conferencias sobre ‘La pintura, un espejo de la vida. Murillo y la cerámica de Triana’, a cargo del catedrático de Historia del Arte, Alfonso Pleguezuelo Hernández. La entrada es libre hasta completar aforo.

Las reproducciones de los cuadros que sirven como guía ilustrada del mundo de la cerámica a través de Murillo son: ‘Santas Justa y Rufina’ (h. 1665-1668, Museo de Bellas Artes de Sevilla), ‘Rebeca y Eliezer’ (h. 1655, Museo del Prado), ‘Fray Francisco y la cocina de los ángeles’ (h. 1645-1646, Museo del Louvre), ‘San Diego de Alcalá dando de comer a los pobres’ (h. 1645-1646, Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando) y ‘Jacob bendecido por Isaac’ (h. 1660, Museo Estatal del Hermitage de San Petersburgo).

 

Según la comisaria, Eva Díaz Pérez, a través de estas piezas descubrimos “un excepcional apunte sobre la vida cotidiana de entonces, como si Murillo nos sirviera de guía para pasear por las cocinas del pasado y los talleres de alfarería de Triana en su época”. Cuando la también escritora preparaba la documentación histórica de su novela ‘El color de los ángeles’, le otorgó gran importancia al descubrimiento de los detalles de la vida cotidiana.

“Me di cuenta de que sólo observando los cuadros, uno podía descubrir cómo eran las casas de la época. Otra muestra de la excelencia de Murillo como pintor del natural. La idea que se nos ocurrió para la exposición fue señalar algunos de estos cuadros y dirigir la mirada del espectador a ese detalle de los bodegones de lozas que aparecen en rincones, al pie de los personajes, en mesas o incluso como centro de la escena. Y luego intentar que esas piezas adquirieran realidad y que, de alguna forma, salieran del cuadro viajando desde el siglo XVII y los pinceles de Murillo a las vitrinas del Centro Cerámica de Triana. En cierto modo ha sido casi un trabajo en 3D que parte de los lienzos del pasado hasta nuestra realidad”.

 

Sobre el Autor

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Tiempo

14° C
Parcialmente nublado
Parcialmente nublado

Suscríbete al periódico por email

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este periódico y recibir notificaciones de nuevos artículos.

Únete a otros 4.493 suscriptores

Eventos

<< May 2018 >>
lmmjvsd
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3
  • No hay eventos

Último Vídeo

Cargando…

Twitter