Seleccionar Página

Multa y retirada de carné para un conductor ebrio que huyó de un control de alcoholemia en Gelves

Multa y retirada de carné para un conductor ebrio que huyó de un control de alcoholemia en Gelves

La Guardia Civil le sorprendió en la autovía de Coria cuando conducía casi triplicando la tasa de alcohol permitida y habría intentado eludir a los agentes internándose en las calles de Gelves

 

Fernando Barroso/MRN Aljarafe Magazine. La Audiencia Provincial de Sevilla ha confirmado recientemente la condena impuesta en 2016 al protagonista de un llamativo incidente vivido durante un control de alcoholemia instalado por la Guardia Civil en el tramo de Gelves de la autovía A-8058, que enlaza Sevilla y Coria del Río.

En concreto, y según declara como hechos “probados” la sentencia condenatoria emitida en octubre de 2016 por el Juzgado de lo Penal número cinco, la Guardia Civil había instalado un control de alcoholemia en el kilómetro tres de la citada autovía, cerca del casco urbano de Gelves.

Dentro de las labores correspondientes a este control de alcoholemia, los agentes dieron el alto a un turismo modelo Mercedes CGI 200, conducido por un varón que presentaba “signos psicofísicos ostensibles y patentes de embriaguez, tales como olor a alcohol, cara ligeramente enrojecida, ojos muy humedecidos, pupilas algo dilatadas, comportamiento arrogante, amenazador, exaltado y escasamente colaborador, expresiones repetitivas, volumen elevado de voz y deambulación titubeante”.

Dado el caso, los guardias civiles le sometieron a una prueba de alcoholemia, que arrojó un resultado de 0,70 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, mientras el límite permitido es de 0,25 miligramos.

Sorpresa ante la segunda prueba

La sorpresa llegó, según detalla la sentencia condenatoria, cuando transcurrido el intervalo de diez minutos previo a la prueba de confirmación del resultado inicial, los agentes descubrieron que este conductor “había abandonado el lugar” del control de alcoholemia. Todo ello, pese a haber sido avisado de “la obligación de sometimiento a las pruebas requeridas”, en este caso una segunda prueba que corroborase los resultados de la primera.

Los agentes tuvieron que realizar “una batida” en plena madrugada, hasta localizar al sujeto “en una calle de Gelves” que distaba aproximadamente un kilómetro del lugar del control de alcoholemia. Incluso señala la sentencia que tras ser devuelto por los agentes al enclave del control de alcoholemia, este hombre se habría “negado rotundamente a someterse a la segunda prueba”.

Por todo ello, el Juzgado de lo Penal número cinco condenó a este hombre a una multa de 810 euros, seis meses de cárcel y la retirada del permiso de conducir durante un año y once meses. Y aunque el conductor en cuestión recurrió esta sentencia condenatoria ante la Audiencia Provincial, dicha instancia judicial ha desestimado su recurso y ha confirmado la condena, validando el relato de los hechos y la fundamentación del fallo inicial.

Sobre el Autor

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al periódico por email

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este periódico y recibir notificaciones de nuevos artículos.

Únete a otros 4.551 suscriptores

Eventos

<< Sep 2019 >>
lmmjvsd
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6
  • No hay eventos

Twitter