Seleccionar Página

Un estudio apunta al carácter ritual y no urbano del asentamiento prehistórico de Valencina

Un estudio apunta al carácter ritual y no urbano del asentamiento prehistórico de Valencina

 El estudio ha sido publicado en la revista Journal of World Prehistory y aboga por entender el enclave de Valencina como un espacio ceremonial y de culto y no como una “villa” al uso

 

Fernando Barroso/Especial MRN Magazine. El rico legado histórico que atesoran los términos municipales de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán, escenario de un importante asentamiento humano durante la Edad del Cobre, sigue siendo una fuente inagotable de novedades científicas. No en vano, casi 780 hectáreas repartidas entre ambos municipios están declaradas como Zona Arqueológica, al incluir no sólo los famosos dólmenes de la Pastora, Matarrubilla o Montelirio, este último aún pendiente de restauración, sino muchos otros vestigios y yacimientos arqueológicos. La gran mayoría de los múltiples vestigios que pueblan Valencina y Castilleja de Guzmán derivan del papel de esta zona del Aljarafe durante la Edad del Cobre.

Porque como bien señala un estudio publicado en la revista científica de rango internacional Journal of World Prehistory, con una extensión estimada de unas 450 hectáreas, el asentamiento calcolítico de Valencina y Castilleja de Guzmán “es de lejos el mayor asentamiento de la Edad del Cobre” en la Península Ibérica y “posiblemente uno de los mayores en la Europa occidental de la Prehistoria tardía”.

El mencionado informe, elaborado por el arqueólogo español Leonardo García Sanjuán junto con sus colegas británicos Chris Scarre y David S. Wheatley, se titula directamente “El mega enclave de Valencina de la Concepción”, y aborda el debate relativo a la “forma de asentamiento, monumentalidad y conjunto” de su sociedad. Y es que como mero ejemplo, los estudios geofísicos e investigaciones científicas acometidas en torno al dolmen de Montelirio, descubierto en 1998 en Castilleja de Guzmán, ponen de relieve la existencia de hasta 134 estructuras o “depósitos prehistóricos” alrededor de este monumento funerario.

40.000 estructuras en potencia

Este estudio publicado en la revista Journal of World Prehistory, precisamente, expone que si dicho indicativo fuese extrapolado al conjunto total del enclave, el mismo podría albergar hasta un máximo de “40.000 estructuras” o vestigios prehistóricos. Sin embargo, el informe aboga por no extraer “correlaciones simplistas entre el tamaño del enclave y las dimensiones de su población residente, ni entre su forma y la naturaleza de las prácticas sociales que condujeron” a la conformación de este asentamiento.

Porque según este estudio, “la única arquitectura de piedra conocida en este enclave son los monumentos megalíticos, todos con mayor o menor asociación con prácticas funerarias”, mientras “la inmensa mayoría” de los vestigios de carácter constructivo descubiertos en la zona corresponden a “simples hoyos” o “zanjas”. Y aunque tales restos “han sido a veces interpretados como parte de estructuras domésticas o residenciales”, los autores de este estudio cuestionan la “comprensión de la organización espacial de Valencina” como una “villa” prehistórica con un área doméstica, productiva y residencial al norte del enclave y una “necrópolis” al sur.

Diseminación de restos humanos

Para dudar de dicha teoría, estos investigadores avisan de que los restos “humanos” descubiertos en Valencina no se restringen a la zona sur de la zona arqueológica, sino que aparecen por “toda” ella. Del mismo modo, señalan la “ausencia” de vestigios “sustanciales” de “arquitectura doméstica, así como la circunstancia de que “en varios sectores” de la zona arqueológica, “la ocupación humana no parece haber sido constante durante la Edad del Cobre”.

Dado el caso, los autores de este informe creen que “no está claro” que el asentamiento calcolítico de Valencina fuese la “residencia permanente de un gran contingente demográfico y no hay evidencias de arquitectura ciudadana que sugiera la existencia de instituciones estables de poder “.

Según estos investigadores, pese a su “escala”, el asentamiento calcolítico de Valencina y Castilleja “no puede ser considerado como una instancia de procesos globales de proto urbanismo”. “Las evidencias”, concluye este estudio, sugieren que los vestigios arqueológicos de Valencina y Guzmán corresponden a “cambiantes ocupaciones ocasionales o estacionales” de la zona, más que a una “densa ocupación permanente”.

“Puede haber sido un lugar de reunión, demostraciones competitivas y rituales”, consideran los autores de este estudio, que no encuentran aspectos que sugieran un carácter “urbano” de este enclave durante la Edad del Cobre

Sobre el Autor

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Tiempo

22° C
Despejado
Despejado

Suscríbete al periódico por email

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este periódico y recibir notificaciones de nuevos artículos.

Únete a otros 4.499 suscriptores

Eventos

<< Jul 2018 >>
lmmjvsd
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5
  • No hay eventos

Último Vídeo

Cargando…

Twitter