Seleccionar Página

Gripe, ¿me tengo que vacunar?

Gripe, ¿me tengo que vacunar?

Sanidad recomienda la vacuna contra el virus de la gripe a las personas mayores de 65 años y a todas aquellas que pertenezcan a cualquiera de los siguientes grupos de riesgo:

  1. Pacientes con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada), neurológicas o pulmonares (incluyendo displasia bronco-pulmonar), fibrosis quística y asma.
  2. Pacientes con enfermedades metabólicas (incluida la diabetes mellitus), obesidad mórbida, insuficiencia renal, anemias, enfermedad hepática crónica, enfermedades neuromusculares graves, inmunosuprimidos (incluida la originada por la infección de VIH, por fármacos o en los receptores de trasplantes), cáncer, implante coclear o en espera del mismo, y trastornos y enfermedades que conlleven disfunción cognitiva (síndrome de Down, demencias y otras).

El principal motivo por el que hay que vacunarse es porque es una de las medidas de salud pública más eficaces para prevenir la aparición de enfermedades, e incluso la muerte en algunos casos, y la medida más efectiva para evitar la aparición de complicaciones en caso de padecer gripe.

La gripe es una enfermedad que a diferencia de lo que muchas personas creen, anualmente provoca entre 300.000 y 500.000 muertes en todo el mundo. La vacuna de la gripe ayuda a salvar vidas y a protegernos de esta enfermedad durante el año. Es una infección de la nariz, la garganta y los pulmones que se propaga fácilmente.

¿Quién es el agente causante de la gripe?

Es producida por un virus, y como ocurre con todas las afecciones cuyos responsables son los virus, los antibióticos no son efectivos.

¿Cómo se contagia?

La mayoría de las personas contraen la gripe cuando inhalan gotitas provenientes de la tos o los estornudos de alguien que tenga gripe. También se puede contraer si se toca algo que contenga el virus y luego se toca la boca, la nariz o los ojos.

¿Tengo gripe o estoy resfriado?

A menudo se confunden resfriados con gripe. Son diferentes aunque comparten determinados síntomas; los más frecuentes en procesos gripales son los siguientes:

  1. Dolores en el cuerpo.
  2. Escalofríos.
  3. Mareos
  4. Cara sonrojada.
  5. Dolor de cabeza.
  6. Falta de energía.
  7. Náuseas y vómitos.
  8. Tos seca.
  9. Aumento de los síntomas que afectan la respiración.
  10. Secreción nasal (transparente y acuosa).
  11. Estornudo
  12. Dolor de garganta.

La gripe se caracteriza por una aparición brusca de los síntomas. Además, mientras la mayoría de las personas sufren un resfriado varias veces cada año, normalmente la gripe solo se suele contraer una vez en el año.

¿Cómo podemos prevenir la gripe?

Rosario Cáceres Fernández-Bolaños, farmacéutica del Centro de Información del Medicamento del COF Sevilla nos da los siguientes consejos para ello:

  1. Vacunarnos (nuestros mayores, nuestros familiares con enfermedades crónicas, nuestras embarazadas y las personas que están en contacto con los grupos anteriores).
  2. Pedir a nuestros sanitarios que se vacunen.
  3. Lavar frecuentemente nuestras manos.
  4. Cubrir con el codo la boca al toser o estornudar.
  5. Usar pañuelos desechables y no guardarlos para reutilizarlos.
  6. No acudir a los centros de salud si no es estrictamente necesario.
  7. Llevar una dieta equilibrada y saludable.
  8. No fumar.
  9. Hacer ejercicio.
  10. Evitar en temporada de gripe lugares cerrados, poco ventilados o las grandes aglomeraciones.

Tratamiento de la gripe

  • Analgésicos y antipiréticos: paracetamol o ibuprofeno que ayudan a bajar la fiebre y alivian tanto el dolor muscular como el malestar general.
  • Antihistamínicos:también son útiles en procesos gripales y catarrales. Actúan a nivel de mocos, la congestión y los estornudos, y es frecuente encontrarlos en muchos medicamentos antigripales. Pueden producir somnolencia, por lo que se desaconsejan si se va a conducir o a realizar trabajos con riesgo.
  • Antitusivos

Algunos mitos erróneos sobre la gripe

  1. La vacuna de la gripe no es eficaz:

Esta creencia proviene de que hay quien incluso vacunándose se puede contagiar. Hay diversas causas por las que esto puede suceder: la vacuna se puso mientras se estaba incubando la enfermedad, el virus ha mutado y por eso no me sirve la vacuna que me han puesto, o simplemente porque confundo gripe con resfriado.

  1. Si ya me vacuné el año pasado, estoy protegido. ¿Verdad?

Los virus de la gripe están constantemente cambiando, por eso la composición de las vacunas se revisan periódicamente. Cada año, las autoridades sanitarias deciden las nuevas cepas a incluir en la vacuna anual y se inicia la campaña a principios del otoño. Por lo tanto, es importante inmunizarse cada año.

  1. La vacuna de la gripe tiene efectos secundarios.

Las vacunas constituyen uno de los productos médicos más seguros. Los posibles efectos que puedan provocar son muy leves (dolor en el lugar de la administración, fiebre, náuseas…) y desaparecen por si solos en unos días.

 

Francisco Solís Rodríguez

Farmacéutico adjunto de Sanafarmacia Ciudad Expo

Sanafarmacia Ciudad Expo

Sobre el Autor

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Tiempo

18° C
Parcialmente nublado
Parcialmente nublado

Suscríbete al periódico por email

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este periódico y recibir notificaciones de nuevos artículos.

Únete a otros 4.121 suscriptores

Publicidad

Eventos

<< Dic 2017 >>
lmmjvsd
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
  • No hay eventos

Último Vídeo

Cargando…

Twitter