Seleccionar Página

La dura experiencia de un UME en el fuego de Moguer

Es un UME, un héroe. “Sí, así nos consideran”, dice sonrojado. El manriqueño José Carlos Solís tiene 29 años y forma parte de uno de los cinco batallones que la Unidad Militar de Emergencias (UME) tiene repartidos por el país. Desde el suyo, el de Sevilla, ha trabajado en la extinción de los fuegos de Galicia y Asturias, por poner un ejemplo. “Pero el incendio que más me impactó fue el de Moguer de este verano. Las llamas nos rodearon y temimos lo peor”, aclara.

 

La vida de un UME es pura vocación de servicio. Así lo ve el manriqueño José Carlos Solís Vázquez que con 29 años forma parte de uno de los cinco batallones que la Unidad Militar de Emergencias (UME) tiene repartidos por España. En concreto, el suyo es el de Sevilla, con sede en la base aérea de Morón de la Frontera. La UME es un órgano de apoyo a los Cuerpos de Seguridad del Estado, Sanitarios y Policía Local en caso de catástrofes como incendios, inundaciones o terremotos. Es un cuerpo militar.

José Carlos ingresó con con 20 años tras superar unas pruebas físicas, psicotécnicas y una entrevista personal. Nadie le hizo un test sobre empatía o ayuda. Eso se da por sentado. Su estreno fue el incendio de la isla de la Gomera que, después de diez días activo, llegó a arrasar el 11 por ciento del territorio. Luego vinieron las inundaciones de Écija y Antequera… y así hasta el día de hoy.

UME Sevilla

Sin embargo, fue el incendio registrado este pasado verano en Moguer, a las puertas de Doñana, el que más ha impactado a este joven militar.“Estamos siempre pendientes de una llamada. Estés donde estés tienes que estar disponible 365 días al año, 24 horas al día. En el de Moguer de este pasado verano viví momentos difíciles con mis compañeros porque realmente el viento avivaba el fuego. Nuestro objetivo era que las llamas no alcanzaran la carretera para evitar que entrara en zonas pobladas, como finalmente ocurrió. Hubo un momento crítico porque había mucha gente que no podía salir de Matalascañas. Vivimos momentos dramáticos. Luego cambió el viento…”.

Al final, este fuego, uno de los más aparatosos de la temporada, se llevó por delante 13.000 hectáreas de pinar y matorral en una zona especialmente sensible.

Más recientemente, la UME movilizó a sus cinco batallones para atender los incendios de Galicia y Asturias. Para José Carlos, que acudió a esta emergencia, “es impensable que alguien pueda hacer tanto daño. No nos cabe en la cabeza. Nos sobrecogía ver todo negro y gris, tanta destrucción…”, subraya mientras recuerda con agrado las continuas muestras de apoyo y solidaridad que reciben. “Nos lo agradecen con comida, agua, con lo que tienen, con lo que necesitamos. Nos dicen que somos héroes anónimos y la verdad es que te sientes bien, nos emocionamos por tantas muestras de apoyo”.

Para este manriqueño, sin la familia y los amigos este trabajo sería difícil de hacer “porque me ayudan a desconectar. Es una unidad que requiere de mucho sacrificio y dedicación y son ellos los que están ahí. He tenido que renunciar a muchas cosas pero claro que compensa. Es una responsabilidad muy grande por el trabajo que desempeñamos, pero también una satisfacción personal por la ayuda que ofrecemos”.

Sobre el Autor

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Tiempo

8° C
Despejado
Despejado

Suscríbete al periódico por email

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este periódico y recibir notificaciones de nuevos artículos.

Únete a otros 4.103 suscriptores

Publicidad

Eventos

<< Nov 2017 >>
lmmjvsd
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3
  • No hay eventos

Último Vídeo

Cargando…

Twitter