Seleccionar Página

Año y medio sin Maloma

Año y medio sin Maloma

Hoy, lunes, se cumplen 18 meses desde que Maloma fue secuestrada por su hermano, Mohamed Lamin Takio Hamda, en la wilaya de Smara, uno de los cinco campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en Argelia. “18 meses de privación de libertad, arbitraria e ilegal”, según advierte la familia adoptiva de la joven mairenera en un comunicado

 

“Maloma fue secuestrada y sigue estándolo, porque ni el Gobierno español, ni el argelino, ni el Frente Polisario han cumplido sus obligaciones para la salvaguarda de sus Derechos Humanos para que ella pueda ejercerlos libremente y decidir dónde, cómo y con quién quiere vivir”, asegura su padre adoptivo, Pepe Morales, quien estaba presente aquel fatídico día y denunció los hechos policial y judicialmente.

El próximo día 23, Maloma cumplirá 24 años. Segundo cumpleaños que se ve obligada a pasar en los campamentos, bajo una vigilancia extrema, coaccionada y obligada a vivir una vida impuesta, que ya parece haberla convertido en esposa a la fuerza, aunque, según especifica Pepe, «es un matrimonio forzado, que no tiene ninguna validez en España, salvo como lo que es, la constatación de que mi hija es víctima de un delito y de una flagrante violación de los Derechos Humanos».

El pasado sábado (10 de junio), tras cuatro semanas de prohibición absoluta de comunicarse con su familia adoptiva, Pepe y Mari Carmen pudieron hablar con ella. “Llamamos al móvil del hermano de Maloma una docena de veces cada día -asegura Morales-, en intentos infructuosos de poder hablar con ella, pero está castigada y, de paso, su familia biológica nos castiga a nosotros con un silencio que desespera, pero que no merma ni un ápice nuestra capacidad de lucha y nuestro convencimiento de que Maloma sigue siendo actualmente la única ciudadana española de pleno derecho secuestrada en el exterior”, sentencia Pepe Morales.

Maloma, siempre acompañada en las conversaciones telefónicas por familiares que hablan español, se mostró “distante, respondiendo con monosílabos y eludiendo cualquier pregunta de respuesta más larga”, afirma su padre biológico, que insiste en que “no es libre y se nota que está coaccionada”. 

“Me pregunto si es necesario que ocurra una desgracia mayor para que el Gobierno español se preocupe de verdad por mi hija», asegura Pepe Morales, que tiene muy presente los testimonios recién presentados de dos jóvenes de origen saharaui que, tras cinco años retenidas, han roto los moldes y han contado lo que vivieron durante su permanencia en los campamentos privadas de libertad en el documental Presas entre dos mundos, realizado y producido por el colectivo de familias que aúna a las de las 50 mujeres retenidas contra su voluntad en los campamentos saharauis de Tinduf.

“Con la edad de Maloma, ambas se sintieron tan desesperadas que intentaron quitarse la vida, porque les superaba la soledad, el miedo, el maltrato y la imposición a la que estaban siendo sometidas”, afirma Pepe Morales llamando la atención así del Gobierno español, cuya gestión política de la negociación por la libertad de Maloma es, a su juicio, “un completo fracaso”.

Insiste la familia adoptiva en que, “aunque Maloma grabase más vídeos diciendo que no está secuestrada, seguiría sin ser creíble, porque sólo se demostrará que puede ejercer libremente sus derechos cuando se encuentre fuera de los campamentos y declare sola, sin presiones y ante la única autoridad competente, que es la española”.

Así, Pepe Morales y Mari Carmen de Matos denuncian que el Ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso María Dastis, “continúa sin recibirnos, cosa que venimos solicitando desde que asumió su cargo”.

“El Gobierno español no está protegiendo a Maloma”, afirma Morales, quien asegura que “no sabemos cuál es la razón por la que sí se actúa con rapidez en unos casos, como en el de las jóvenes de Torrox, Jimena Rico y Shaza Ismail, y no en otros, como es el caso de Maloma y los de otras casi medio centenar de mujeres mayores de edad retenidas contra su voluntad por sus familias biológicas en los campamentos saharauis de Tinduf”.

Apoyo de las ONG

Dieciocho meses y Maloma, española de 23 años, sigue secuestrada. «¿Qué tiene que pasar para que el Gobierno español se imponga al Frente Polisario y a Argelia para que hagan cumplir sus propias leyes y la liberen?», se pregunta, mientras asegura que sigue contando con el respaldo de ONG, como Human Right Watch, que defienden los derechos y las libertades individuales de Maloma y de las otras tres retenidas que han hecho públicos sus respectivos casos, Darya Embarek Selma (Tenerife, 28 años, 3 años y 5 meses retenida), Koria Badbad Hafed (Alicante, 23 años, 6 años y 5 meses secuestrada, aislada e incomunicada) y Nadjiba Mohamed Belkacem (Huelva, 25 años, 3 años y 6 meses retenida, siendo su madre, además, una parlamentaria saharaui).

Por último, Pepe Morales anuncia que, “para que todo el mundo pueda conocer en qué circunstancias se encuentran Maloma y las demás, el próximo lunes, 19 de junio, presentaremos en Sevilla el documental Presas entre dos mundos, a ver si así el Gobierno entiende que mi hija no está con su familia biológicas tan feliz y tan libre, sino que está secuestrada, no es dueña ni de su voluntad ni de su vida y es ya una exigencia que se actúe en consecuencia para liberarla, a ella y a todas, de su cautiverio. España debe repatriarlas siguiendo el modelo de actuación que se usó para rescatar a Jimena y Shaza, que el tiempo apremia”.

Sobre el Autor

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al periódico por email

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este periódico y recibir notificaciones de nuevos artículos.

Únete a otros 4.551 suscriptores

Eventos

<< Abr 2019 >>
lmmjvsd
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 1 2 3 4 5
  • No hay eventos

Twitter