Seleccionar Página

El desamparo de Ismael

El desamparo de Ismael

♦El marido de Maloma, la joven mairenera retenida por su familia en el Sáhara, critica la
desidia del Gobierno y la Junta. ♦Dispuesto a convertirse al Islam para contraer matrimonio

Ha explotado. Ismael Arregui, la pareja de Maloma Morales, la joven mairenera retenida por su familia biológica en el Sáhara desde el pasado 12 de diciembre, ha hecho púbica una dura carta en la que critica abiertamente tanto al Gobierno central como a la Junta de Andalucía por la situación de “desamparado” que viven tanto él como sus padres adoptivos. Arregui subraya que las dos administraciones no han dado importancia alguna al secuestro de Maloma, ni siquiera en los últimos días, en los que dice haber sufrido “un acoso brutal en las redes sociales por un elenco de saharauis residentes en España” que han “injuriado” a Maloma y a su familia adoptiva española y han difundido “informaciones absolutamente falsas sobre documentos oficiales de identidad de mi mujer”.

Lamenta, por otro lado, que la divulgación de material videográfico en donde se ve a una Maloma aparentemente feliz “ha sido considerado como irrelevante”. “No confío en que la diplomacia española vaya a hacer algo para liberar a mi mujer”. Arregui asegura que el pueblo español y el saharaui “son conscientes de lo que toda esta situación acarrea y de lo que ya está originando en términos de odio”, explica en la misma carta, en la que, refiriéndose a su ofrecimiento de hacerse musulmán para que Maloma vuelva a España, dice que está “dispuesto a lo que sea necesario, pero exijo también al Gobierno de España una reacción inmediata y contundente. Ya se me acabó la paciencia, el tiempo y la prudencia”.
El marido de Maloma pide a las autoridades españolas “compromiso y contundencia que nunca se ha utilizado”. Maloma, retenida desde el 12 de diciembre cuando se disponía a regresar a España tras una
breve estancia en el Sáhara, había llegado el 22 de abril a Rabuni -la capital administrativa del Sáhara
Occidental, en los campamentos de Tinduf- tras ser liberada de su cautiverio, pero posteriormente fue entregada de nuevo a la familia biológica. La joven lleva en contacto con su familia adoptiva española desde los 7 años, y a partir de los 12 iniciaron un proceso con la familia biológica para que la niña viviese con ellos, hasta que al cumplir los 18 ella decidió quedarse en Mairena.

Una pesadilla de cuatro meses

“Si cuatro meses sin saber nada de ella ya eran duros, puedo aseguraros que nadie sabe lo que se siente cuando celebrábamos su liberación con profunda emoción y absoluto agradecimiento al Gobierno español y, unas horas después, nos enteramos de que vuelve a estar en manos de quien la mantuvo cautiva en el desierto todo ese tiempo”, relata sobre a la supuesta liberación de la joven hace dos semanas. Sobre ese día sostiene que desde el Gobierno central siempre se dirigían a ellos de la misma forma: “Estamos en ello, Ismael, tranquilo”,le aseguraron.

 

Sobre el Autor

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al periódico por email

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este periódico y recibir notificaciones de nuevos artículos.

Únete a otros 4.551 suscriptores

Eventos

<< Jun 2019 >>
lmmjvsd
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
  • No hay eventos

Twitter