Seleccionar Página

Arroz: el oro blanco del Aljarafe

Arroz: el oro blanco del Aljarafe

La temporada de cultivo de arroz avanza con buen paso. La producción de cereal alcanzó en 2015 las 300.000 toneladas, convirtiendo a Sevilla en el granero de la UE.

El arroz, uno de los cultivos más importantes de nuestra comunidad autónoma como así lo demuestran los datos proporcionados por la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural. Durante 2015 se sembraron en Andalucía cerca de 40.000 hectáreas de cereal, en su mayoría en la provincia de Sevilla. Las márgenes del Guadalquivir son el escenario perfecto para la siembra de este cultivo, y, caprichos del territorio, el Aljarafe, se ha convertido en el granero de Europa.

“Estas tierras que originalmente eran salinas, pertenecientes a la marisma, son muy buenas en cuando a calidad, pero aún mantienen el agua del río que es superior en salinidad que la utilizada comúnmente en otros cultivos. Nuestro caballo de batalla es conseguir más agua dulce para los dos márgenes por igual”, asegura Héctor Collín Camacho, gestor y propietario, junto a su familia, de más de 250 hectáreas de arrozal en el término municipal de La Puebla del Río.

Como otros muchos arroceros, Collín ha venido preparando durante las últimas semanas sus más de 20 tablas de tierra para anegarlas con agua procedente del río Guadalquivir. Las nuevas tecnologías hacen que los cultivos de hoy poco se parezcan a los de hace 60 años. “En la actualidad se nivela todo el terreno con maquinaria especializada que está provista de tecnología láser. El problema está en que si no nivelas bien, el agua ocupará zonas con diferentes alturas y afectará al desarrollo de la planta y, finalmente, del grano”, asegura este empresario de origen madrileño aunque afincado hace décadas en Sevilla.

Rafael es el encargado de esta gran finca, que desde esta misma semana se ha convertido en un extraordinario lago, casi en un humedal artificial. Su vinculación con el arroz le viene desde pequeño. Entonces, el campo no estaba tan mecanizado.

“Hoy abonamos la tierra con tractor, dándole la medida precisa a cada metro cuadrado para que las tablas queden perfectamente cubiertas de nutrientes”, asegura mientras carga una de las tolvas. Este experimentado agricultor llega al campo a las siete de la mañana y en plena campaña suele estar todo el día hasta las ocho de la noche. “Mientras se realiza la siembra no hay sábados ni domingos”.

Collín, responsable de la empresa El Reboso, con sede en Puebla del Río, asegura señalando al horizonte que “nos encontramos posiblemente la zona arrocera con mayor producción del mundo por hectárea. Esto es debido a los buenos profesionales que hay en este segmento y se refleja en la limpieza y el cuidado del terreno, además del buen clima y la calidad de las tierras arcillosas que mantienen el agua necesaria para el crecimiento del arroz”.

Problemas externos

Tanto Héctor como Rafael muestran como diferencia competitiva el hecho de que los cultivos de arroz queden bajo la etiqueta de producción integrada. “Se han creado unas APIS (Agrupaciones de Producción Integrada) controladas por técnicos, a las que nos adherimos de forma voluntaria, con una inquietud hacia la conservación del medioambiente. Aquellos que nos acogemos a estos programas tenemos un cuaderno de campo que se encuentra en la Federación y existe un riguroso y efectivo control tanto en el racionamiento de fitosanitarios como del agua, etc.”, subraya.

Por otro lado, ambos se felicitan porque esta cosecha se mantendrá limpia con respecto a una de las plagas más temidas: la del caracol manzana. El cangrejo rojo, tampoco es motivo de preocupación. “No le hace daño al arroz, aunque es cierto que atrae a determinadas especies de ave. Es cierto, por otro lado, que el cangrejo rojo crea inconvenientes. Están bajo tierra y excavan túneles, incluso a profundidades de dos metros, lo que nos crea problemas en las canalizaciones y en los caminos, destroza al sistema de riego y en algunas ocasiones provoca socavones en las mismas vías de paso de vehículos con roturas en las salida de agua poniendo en peligro la zona de cultivo inundada. “Por eso se intenta controlar, ya que es uno de los mayores gastos que suponen al agricultor además ser un peligro de accidente para coches y vehículos por el hundimiento”, comenta Rafael.

“El cangrejo rojo nos crea inconvenientes. Están bajo tierra y excavan túneles, incluso a profundidades de dos metros, lo que nos crea problemas en las canalizaciones y en los caminos”, asegura Collín

Eso sí, han extremado las precauciones con respecto a la echinochloa (una planta herbácea llamada vulgarmente colas) que es muy invasiva y le gana terreno al arroz, convirtiéndose en la mayor amenaza. Se trata de una gramínea que soporta el agua incluso mejor que el arroz. Lo importante es “cuidar el campo para que no te invada, tenerlo limpio”.

Sobre el Autor

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al periódico por email

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este periódico y recibir notificaciones de nuevos artículos.

Únete a otros 4.551 suscriptores

Eventos

<< Oct 2019 >>
lmmjvsd
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3
  • No hay eventos

Twitter