Seleccionar Página

El “lujo y la prosperidad” de la antigua Coria a través de un estudio

Este nuevo estudio científico constata que la antigua Caura consumía “las cerámicas más caras del momento” y jugaba un papel “fundamental” en el comercio

 

El peso de Coria del Río en su territorio es indiscutible y sus más de 30.200 habitantes censados en 2014 son buena prueba de ello, mientras su papel en la Historia no ha pasado desapercibido. No en vano, en Coria del Río se alza la casa donde vivió sus últimos años Blas Infante, reconocido como Padre de la Patria Andaluza, y en este municipio desembarcó allá por 1614 la misión japonesa a Europa liderada por el samurai Hasekura Tsunenaga.

Pero el papel de Coria como importante centro de desarrollo socioeconómico se remonta a mucho tiempo atrás, incluso a los siglos previos a nuestra era, como sostiene un reciente estudio promovido por el catedrático José Luis Escacena, del departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Sevilla, junto a la arqueóloga María Teresa Henares y a Juan José Ventura, del Instituto de Patrimonio de Archidona (Málaga).

Esta investigación arqueológica, titulada ‘Cerámica de barniz negro en la antigua Caura’ y editada en 2015, estudia 245 fragmentos de cerámica antigua descubiertos en 1994 durante unas excavaciones promovidas en la cima del Cerro de San Juan, que corona Coria a escasos metros de la rivera del cauce vivo del Guadalquivir. En este cerro, que se alza hasta casi 27 metros sobre el nivel del mar, comenzó la primigenia ocupación humana que con el transcurso de los siglos dio lugar a la actual Coria, conocida como Caura durante las épocas turdetana y romana.

“OBJETOS DE PRESTIGIO” EN LA ANTIGUA CAURA

Los citados fragmentos de cerámica están datados entre la segunda mitad del siglo V antes de Cristo y el siglo primero después de Cristo, tratándose según el estudio de “variedades de cerámica que estuvieron en uso y en el mercado de objetos de prestigio” en el mencionado arco cronológico. En concreto, los fragmentos rescatados del cerro de San Juan, hoy ocupado por un instituto de Educación Secundaria y un colegio público, se dividen principalmente entre “vajillas áticas” del antiguo mundo helénico e importadas entre los siglos V e IV antes de Cristo desde los centros de producción de la “alfarería griega”, y piezas “itálicas” que llegaron a Caura a partir del siglo III antes de Cristo desde la península Itálica.

El estudio científico, en ese sentido, sostiene que la presencia de “importaciones áticas” en la antigua Caura turdetana pone de relieve que la ciudad era “un centro de consumo con cierta prosperidad local derivada del comercio”, pues la cerámica ática “no es una mercancía generalizada ni un producto ampliamente distribuido”. Más aún, tomando como referencia las “importaciones” de vajilla ática e itálica descubiertas en el antiguo asentamiento, esta investigación concluye que la antigua Caura gozó de “una larga etapa de prosperidad local en la que el comercio marítimo y la actividad portuaria alcanzaron un importante desarrollo”.

“Caura fue una escala fundamental en el tráfico mercantil hacia el interior, principalmente de las manufacturas y productos helénicos”, sostiene el informe, según el cual la antigua Caura “era lo suficientemente próspera para permitirse adquirir las manufacturas de cerámica más caras del momento”, pues estamos hablando de “recipientes finos de barniz negro”, es decir “una vajilla lujosa” en aquellos tiempos.

 “ESCALA OBLIGATORIA” PARA EL COMERCIO

Sobre los resultados de este estudio, el propio José Luis Escacena nos resume que entre los siglos quinto y primero antes de Cristo, el espacio donde estaba enclavada la antigua Caura “prácticamente formaba parte de la desembocadura del Guadalquivir”, con lo que la antigua población turdetana y romana tuvo una gran actividad portuaria y era “escala obligatoria” para el tráfico mercantil de la época.

“Caura estaba al día de las modas internacionales del momento, como es el caso de la cerámica griega. Era un asentamiento por el que pasaba casi cualquier producto”, explica en registro coloquial este catedrático de la Universidad de Sevilla, según el cual los restos de vajilla de importación descubiertos en el cerro de San Juan ponen de relieve que la antigua ciudad turdetana y romana contaba con una “clase pudiente relacionada con el comercio” que podía adquirir “productos muy caros”.

Las cerámicas áticas e itálicas, según argumenta, constituían “importaciones de lujo” de carácter un tanto “exótico” a las cuales “no podían acceder todas las clases sociales”, con lo que la localización de este tipo de productos en la antigua Caura prueba que el asentamiento contaba con una “clase pudiente” relacionada con el comercio.

Sobre la antigua Caura, Escacena recuerda además que cuatro años después de la excavación saldada con el descubrimiento de estos preciados fragmentos de cerámica, unas nuevas prospecciones en el cerro de San Juan supusieron el hallazgo de un santuario fenicio, cuyo principal vestigio es un altar de barro en forma de piel de toro datado en el siglo VII antes de Cristo, lo que da una idea del papel jugado por Coria en la Historia antigua. Así, Escacena concluye que la antigua Caura estaba “en el podio” de las ciudades con mayor trascendencia económica y comercial de las antiguas culturas del Bajo Guadalquivir.

Sobre el Autor

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Tiempo

7° C
Parcialmente nublado
Parcialmente nublado

Suscríbete al periódico por email

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este periódico y recibir notificaciones de nuevos artículos.

Únete a otros 4.530 suscriptores

Eventos

<< Dic 2018 >>
lmmjvsd
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6
  • No hay eventos

Twitter